top of page
  • Foto del escritorFelipe Wityk Sanchez

El Departamento de Trabajo emitió nueva regla para la clasificación de contratistas independientes


La nueva regla entró en vigor el 11 de marzo de 2024.
La nueva regla entró en vigor el 11 de marzo de 2024.

El Departamento de Trabajo federal ("DOL") emitió recientemente una nueva regla sobre qué personas pueden clasificarse adecuadamente como contratistas independientes según la Ley de Normas Laborales Justas (la "FLSA").


La nueva regla entró en vigor el 11 de marzo de 2024. Ha sido impugnada en los tribunales, pero independientemente de lo que suceda finalmente, esto refleja una tendencia en todo el país, liderada por estados como California y Nueva Jersey, que hace que sea más difícil legalmente clasificar a los trabajadores como contratistas independientes.


La nueva regla del DOL: cómo funciona


Determinar si un individuo está clasificado adecuadamente como contratista independiente o empleado según la FLSA siempre ha requerido un análisis intensivo de hechos. La nueva norma aclara que el análisis debe centrarse en la realidad económica de la relación entre las partes.


Más específicamente, la nueva regla requiere una evaluación de 6 factores económicos principales, que incluyen:


  • Oportunidad de obtener ganancias o pérdidas

– ¿Tiene el proveedor de servicios la habilidad y la capacidad para controlar cuánto gana en este acuerdo?

–  ¿Tienen libertad para negociar significativamente la tarifa, aceptar o rechazar trabajos, participar en marketing para ampliar su base de clientes y conseguir trabajo adicional de otros clientes?


  • Inversiones realizadas por las partes

– ¿Quién ha invertido en las herramientas y equipos necesarios para realizar los servicios?

– ¿El proveedor de servicios ha realizado capital u otras inversiones en su negocio?

– ¿El proveedor de servicios está ampliando su negocio independiente?


  • Grado de permanencia de la relación.

– ¿La relación entre la empresa y el prestador de servicios es finita o continua, exclusiva o no, esporádica o continuada?


  • Naturaleza y grado de control sobre el trabajo.

– ¿Quién controla cuándo y cómo se realiza el trabajo y los aspectos económicos de la relación?

– ¿En qué medida la empresa supervisa, capacita o disciplina al proveedor de servicios?


  • Grado en que el trabajo realizado es parte integral del negocio.

– ¿El proveedor de servicios realiza un trabajo que es central para el negocio principal de la entidad? ¿O es un servicio auxiliar? Por ejemplo, esta podría ser la diferencia entre una empresa de contabilidad que contrata a un contador individual para trabajar durante la temporada alta y una empresa manufacturera que contrata a un director financiero externo.


Aprovechamiento de la habilidad e iniciativa del trabajador en la relación comercial


– ¿El proveedor de servicios utiliza habilidades especializadas desarrolladas por su cuenta que contribuyen a su negocio o esa persona depende de la capacitación de la entidad?


Estos factores deben analizarse desde una perspectiva de “la totalidad de las circunstancias” de la relación de las partes. En definitiva, si el proveedor de servicios depende de la empresa para obtener oportunidades económicas, según la nueva norma, es más probable que la relación sea una relación laboral. Y, de la misma manera, si el proveedor de servicios es más independiente económicamente, eso sugeriría una relación de contratista independiente.


Artículo obtenido gracias a Gallerors Robinson Contadores Públicos Certificados y asesores


Para ver publicaciones anteriores, visite nuestro Centro de Aprendizaje.


La información aquí presentada no debe interpretarse como asesoramiento legal, fiscal, contable o de valoración. Nadie debería actuar basándose en dicha información sin el asesoramiento profesional adecuado y después de un examen exhaustivo de la situación particular.

3 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page